sábado, 27 de noviembre de 2010

El barro se seca al sol del ocaso

Atardecer



El momento es espeso

como el barro recién

mojado, voy dejando huellas

en el tiempo

que se van borrando según

va lloviendo.


Es un continuo debate

interior multipolar

el que no me deja

descansar.


De ahí la necesidad

a masticar

las horas y hacerlas

mas rápidas

añadiendo algo en el cigarro

que aumente

la sensación de flotar.


Siendo siempre sincero

no hay problema

en hablar.


Si el bloqueo supera

a las ganas

todo queda

en un cenicero lleno.


Salir es

que uno quiera

o pueda.


La inspiración juega a veces

malas pasadas y te queda

esperando donde quiera que hayas

quedado con ella.


Estudio la sociedad

desde el punto de vista

de sociólogos e informadores

(porque me toca obligatoriamente)

siendo cada vez más consciente

del deterioro interno

que me hace odiar

a la gran mayoría

de la gente.



1 comentario:

  1. pero a veces tendriamos que hacer las horas más lentas...

    ResponderEliminar