lunes, 20 de septiembre de 2010

Sin Título (3)

Vacio

como un café

de sobre expresso;

aguado como finales

de noviembre, como tardes

de tormenta admirando la sinfonía

acuática golpeando los cristales.


Aquel

olor de tierra

mojada, dificultando

al respirar; aquel detalle

que nunca se olvida, aquella

ocasión que pasó sin decir nada.


2 comentarios:

  1. Muy buena la expresividad...
    Me hizo sentirlo y estar ahí,
    quizas, mientras cae o caía la lluvia..

    Saludos!

    ResponderEliminar